(511) 221 8999

El Factoring como herramienta financiera empresarial

Disminuye la falta de liquidez y mejora el registro crediticio de las Empresas. 

Una de las principales problemáticas que a menudo tienen las empresas sin duda sería la falta de liquidez para cumplir con sus obligaciones y desarrollar sus operaciones de forma eficaz como pagar a proveedores, pagar remuneraciones, entre otras muchas cosas. Es allí cuando el factoring se convierte en una opción real para solucionar esta problema común.

Ahora bien, el factoring o factoraje se puede definir como una herramienta de índole financiera que sirve para que diversas empresas, pequeñas, medianas o grandes, obtengan financiamientos producto de las facturas de prestación de sus servicios o de ventas. Consiste en que, a través de un contrato, una empresa (cedente) contrata a una entidad de factoring para realizar el cobro de una factura o una letra. Puede ocurrir que una institución financiera o un banco ofrezcan esta útil herramienta. En otro caso, las empresas pueden traspasar todas sus cobranzas futuras de los créditos y facturas que posean a favor para así obtener de manera inmediata la liquidez que requieren para sus operaciones en un momento determinado, es decir, la empresa de factoring paga casi en su totalidad la o las facturas, salvo por un descuento que realiza sobre la totalidad del porcentaje de la factura. El beneficio o ganancia que reciben las empresas de factoring está compuesto por el monto total de la factura y el descuento que realiza en la operación a la empresa cedente.

Por otro lado, puede evitarse el riesgo de insolvencia en los casos en que las empresas deudoras no realicen el pago; sin embargo, de acuerdo a la modalidad del factoring la empresa encargada de financiar la operación y de realizar las labores y gestiones de cobranza, no se hará cargo del impago sino que es el propio cliente el que responde a cuenta del impagado.

Dicha herramienta trae consigo muchos beneficios, uno de ellos es naturalmente la liquidez inmediata que se obtiene; también genera un buen registro crediticio, ya que no existirían deudas gracias a la propia liquidez; la reducción de los gastos asociados a la cobranza de facturas y, cuando se trate de facturas en moneda extranjera, tampoco se asume el riesgo de la fluctuación del tipo de cambio.

Fuente: Grupo Verona

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

seventeen + 16 =